¿Ciudad con encanto o encanto de Ciudad?: Salamanca

Salamanca

Un paseo por Salamanca

Astronauta Salamanca
¿Astronauta? ¿Dónde?

 

A 215 kilómetros de la capital española encontramos uno de los destinos más bonitos y acogedores en los que he estado. De esos en los que te pierdes por sus calles. En los que da igual dónde aparezcas porque todo lo que ves es bello. En los que la gastronomía invita a no dejar de comer ni beber en toda la tarde. Hasta bien entrada la noche. Salamanca, sí. Cuna de la cultura a nivel internacional gracias a su Universidad, la más antigua de España. Pero es que camines por donde camines todo es arquitectura, todo es arte. Pero además es muy entretenida. No paras de buscar cosas. Entre que buscas la conocidísima rana sobre la calavera en la fachada de la Universidad y te entretienes en buscar el astronauta en la fachada de la Catedral, no dejas de disfrutar de las vistas que ofrece.

Pero vamos al lío. ¿Queréis conocer los rincones más bonitos de Salamanca?

Torre del Marqués de Villena.

Al lado de la Cueva de Salamanca, también conocida como Cueva del Diablo (llamada así porque la tradición popular cuenta que ahí daba clase el diablo) se encuentra la Torre del Marqués de Villena. Subiendo unos estrechos escalones llegaremos a un mirador. Desde allí podemos observar una de las vistas más bonitas de la capital leonesa.
Vista Torre Marqués Villena
Vistas desde la Torre del Marqués de Villena

Huerto de Calixto y Melibea.

Si te pierdes entre sus calles detrás de la catedral, podrás encontrar el Huerto de Calisto y Melibea. Uno de mis sitios preferidos en la capital puesto que no solo tiene unas vistas muy bonitas de la Catedral sino que te invita a sentarte tranquilamente en uno de sus bancos o a echarte fotos en su pozo central. Cuenta la historia que Fernando de Rojas vivía en Salamanca cuando escribió “La Celestina”. Por este motivo, empezaron a intentar poner lugar a las historias acontecidas por Calixto y Melibea y decidieron situarlas en este Jardín para hacerlo un poco más mágico.
 
 

  Homenaje a José Ledesma

Como detalle curioso, al final de la calle San Pablo, en la muralla, junto al rio, encontramos un homenaje al poeta José Ledesma. Allí podemos encontrar un relieve de forja, realizado por su hijo, en el que hay tallado un poema que refleja los paseos de Pepe Ledesma a la orilla del río Tormes. También aparecen entrelazados, como si fuera hiedra que desciende de la muralla, los nombres de esa gente de la creación y de la música que el señor Ledesma consiguió llevar hasta Salamanca. Frente a ella, tenemos sentado al mismísimo José Ledesma en una estatua de bronce, contemplando la   obra de su hijo.
Homenaje José Ledesma
¿Qué te parecen las vistas, Pepe?
Homenaje José Ledesma
Homenaje a Pepe Ledesma
 

Cañas y tapas.

Qué voy a decir de esas tardes de tapeo por la Plaza Mayor de la capital. Sin duda, otro de los atractivos turísticos de Salamanca es su gastronomía. Da gusto pararse a tomarse una cervecita en mitad del paseo. Eso sí, para tomar un café olvidaos de las terrazas de la Plaza Mayor. A no ser que queráis pagarlos a 3€ cada uno.
Y qué queréis que os diga. Sólo os he hablado de los lugares más desconocidos, pero solo hay que acercarse a la oficina de turismo (en la Plaza Mayor, 32), pedir un mapa y echarse a andar porque tenéis un largo camino recorriendo las calles de esta maravillosa ciudad.
Otro día os hablaré de la Catedral Nueva y la Catedral Vieja, de la Casa de las Conchas, de la Casa Lis, del Convento de San Esteban, del Palacio de Orellana, de la Iglesia de San Marcos, del Convento de las Dueñas, de la Plaza Mayor… Hay tanto y tanto que ver que podría dedicar horas. Pero de momento, voy a sentarme a tomarme una cervecita que de tanto paseo estoy seca. ¿Te pido una?

Deja un comentario